<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=614819128856069&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo desarrollar un gran proyecto de iluminación?

En este eBook conocerás cuáles son los pasos para llevar a cabo un proyecto arquitectónico de iluminación.

Descargar Ebook

¿Por qué cambiar a tecnología LED?

Mujer eligiendo bombillo LED

Es de público conocimiento que el LED tiene infinidad de bondades que lo hacen mas eficientes que las luminarias tradicionales. Algunos de ellos son:

-          Larga vida útil

-          Ahorro de consumo

-          Ahorro económico

-          No requieren mantenimiento

-          No contaminan el medio ambiente

-          No generan calor

-          Son de encendido instantáneo y no generan parpadeos

-          Resisten temperaturas extremas

-          Reproducen infinidad de colores

 Pero, ¿realmente conviene cambiar a LED?

Las luces tradicionales (incandescentes, fluorescentes y halógenas) se han utilizado por periodos de tiempo larguísimos con precios bajos, pero como un recambio significativo por lo que el costo del producto dividido su tiempo de utilidad no resultaba ser tan económico.

Hace poco más de una década que los LEDs arribaron al país y en un principio los costos eran altísimos en comparación con las luces tradicionales. Con el tiempo, el mercado de los LEDs fue creciendo considerablemente, lo que produjo una baja en los precios de venta de mercado.

Hoy en día los LEDs son levemente más costosos que las lámparas tradicionales, pero si comparamos los distintos factores que hacen a la totalidad del precio del producto veremos que la brecha no es tan grande: Una lámpara de LED que consume 15w vale $45 y tiene una vida útil de 25.000hs; mientras que una halógena con la misma luminosidad vale $30 (un 33% menos que la de LED) su consumo es de 75w (500% más que la de LED) y su vida útil es de  2.000hs.

Si mantenemos una lámpara de LED encendida 12hs por día durará casi 6 años mientras que con una tradicional durará casi 6 meses). El costo de la lámpara LED encendida toda una semana es de $0.15 y el de la lámpara tradicional de $1.26. La lámpara tradicional deberá ser reemplazada 12 veces mientras que la de LED seguirá funcionando.

Si lo miramos de esa manera, las luminarias LED son muchísimo más económicas que las tradicionales. A ello se le suma el ahorro energético y económico en la factura de luz y los beneficios propios del LED ya conocidos. 

Algunos beneficios de la nueva tecnología:

El LED brinda una gran luminosidad con un consumo excesivamente bajo. Pero, ¿es acaso el único beneficio del LED? Por supuesto que no: las luminarias LED tienen una vida útil sumamente larga, siendo su promedio de 25.000 a 50.000 en comparación a las 1000, 5000 u 8000 horas que tienen las luminarias tradicionales.

Mayormente, la vida útil de un LED está íntimamente relacionada con la baja temperatura de trabajo con la que operan, siendo ínfima o nula en los mejores casos.

Las luminarias tradicionales levantan temperatura hacia atrás y hacia adelante del cuerpo luminoso, haciendo que se imposibilite su uso para fines gastronómicos por ejemplo.

En otro caso vemos como las antiguas dicroicas destiñen piezas de arte o de indumentaria con el excesivo calor que irradian.

Además, el LED abarca un amplio espectro de colores de luz, desde el infrarrojo hasta el ultravioleta. Destacándose los fríos, neutros, cálidos y a toda la composición de colores que se genere con la mezcla de los primarios rojo-azul-verde, logrando colores como el naranja, cyan, amarillo y rosado entre miles de combinaciones.

Otro de los beneficios del LED es el índice de reproducción cromática (CRI) mayor a 70/100 eso quiere decir que los colores de la luz son bastante similares a los colores lumínicos naturales.

Cuanto más alto es el CRI, es más confortable a la vista, no genera cansancio visual y se resaltan los colores de una forma más nítida.

Además el LED, por su larga vida útil, no requiere de mantenimiento, lo que significa un ahorro económico a largo plazo.

¿Qué implica el cambio de tecnología?

Muchas veces, por gran desconocimiento, el cambio puede resultar estresante… ¡Pero no lo es! Los LEDs son amigables con la mayoría de los artefactos lumínicos existentes en el mercado.

Los hay con rosca E27 para poner directamente en el portalámparas común, o los tubos LED caben perfectamente en un portatubo tradicional.

Los paneles de LED 60x60 tienen las mismas dimensiones que los paneles antiguos dulux para techos Armstrong.

El cambio de tecnología es más simple de lo que cualquiera puede imaginarse. En muchos casos basta únicamente con reemplazar la luminaria, ya que con iluminación LED también se puede realizar el reemplazo de la luminaria integra sin necesidad de reutilizar esos viejos artefactos que a se encuentran sucios, descoloridos, manchados o quemados.

CTA envianos tu proyecto DMD

Subscribite

Recibe las últimas novedades de nuestro blog

Buscar en el blog